Ante el debate generado por la posible incorporación del concepto violencia obstétrica en la reforma planteada por el Ministerio de Igualdad del Gobierno español de la ley de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo (ley del aborto), la Sociedad Catalana de Obstetricia y Ginecología (SCOG) y el Consejo de Colegios de Médicos de Cataluña (CCMC) han emitido un comunicado conjunto en el que expresan su posición.

Más allá del debate en torno al término violencia obstétrica (reconocido por instituciones como Naciones Unidas) y de la incomodidad que genera entre muchos profesionales de la salud, la SCOG y el CCMC recuerdan que el objetivo de los profesionales siempre es velar por la salud y por el bienestar de las personas, lo que incluye, en este caso, el compromiso de hacer autocrítica y revisar la mirada hacia la salud sexual y los procesos reproductivos de las mujeres y hacia la práctica asistencial para mejorarla. Este compromiso incluye la sensibilización y la formación de los profesionales, así como la divulgación y la promoción de un debate social constructivo.

Las dos instituciones se muestran preocupadas por los efectos que pueda tener sobre los profesionales una eventual asimilación de la llamada violencia obstétrica con la violencia de género. En este sentido, ofrecen colaboración a los legisladores para el desarrollo de aquellas leyes en que se aborde este concepto, con el objetivo de analizar posibles implicaciones legales para los profesionales y de hacer compatible la defensa de sus intereses legítimos con el respeto y protección de los derechos de las mujeres.